Estos derechos no los paga directamente el usuario final de las obras, los paga el fabricante o importador de los equipos en los que se hacen reproducciones de obras, su tarifa se fija en un porcentaje del valor co mercial de los equipos de reproducción, o un valor fijo, y se paga una única vez por cada equipo al ponerlo en el mercado o al momento de entrada en el respectivo territorio.