Porque gracias a la gestión colectiva, ellos pueden acceder, mediante reproducciones tales como fotocopias, de manera legítima y en un solo lugar a las obras que necesitan para sus actividades de enseñanza, de investigación, para su información, entretenimiento o estudio, bien sea de autores nacionales como extranjeros.